V- VAREN NAGASAKI 1-0 TOKUSHIMA VORTIS //

Tokushima Vortis se fue de vacío en su visita a V-Varen, en un partido que los de Ricardo Rodríguez acumularon innumerables ocasiones de gol. Tomizawa, portero local, fue un auténtico muro durante los 90 minutos, llevando a la frustración a los jugadores de Vortis.

El encuentro comenzó con un alto ritmo, marcado por la propuesta de juego de Tokushima Vortis. Iwao tuvo la primera ocasión con un disparo desde fuera del área que fue bloqueado por el portero de V- Varen en una gran acción. Kishimito también estuvo cerca de hacer el primero para Tokushima con un remate de cabeza después de un desplazamiento en largo. Sin embargo, V-Varen no falló en la primera ocasión que tuvo al cuarto de hora. Goya recogió un rechace dentro del área para marcar de volea ante Kajikawa. Un tanto ante el Tokushima reaccionó con otra nueva ocasión muy clara de gol, detenida otra vez por el portero de V-Varen. El remate acabó en saque de esquina, dando lugar a un remate al larguero de Sugimoto. El carrusel de ocasiones de gol se cerró en la primera parte con un disparo desde fuera de Konishi que se marchó muy cerca de la portería de V-Varen.

En el segundo tiempo el guion fue el mismo, con Tokushima Vortis volcado sobre la portería rival en busca del empate. La primera oportunidad de gol llegó después de un desborde por banda izquierda de Nomura, que dio lugar a varios remates sobre la portería de V-Varen. Finalizó la acción Kano con un remate por encima del larguero. Acto seguido, en un rápido contragolpe, Oshitani se plantó en un mano a mano que acabó con otro remate fuera de los tres palos. Por si fuera poco, el partido se cerró con otra triple ocasión, con el remate más claro de Kishimito, salvado de nuevo por Tomizawa.

La derrota deja una sensación amarga en Tokushima Vortis, que volvió a ser mejor que su rival, pero sigue sin transformar ese dominio en puntos. Los azules se quedan con 17 puntos en el puesto número 16. Por ahora, el objetivo es salir de la zona baja lo antes posible para pensar después en algo más grande. El duelo ante Zweigen Kanazawa marcará el futuro.